lunes, 18 de mayo de 2015

EL POR QUE DE TOMAR UN VIAJE GUIADO

Lo que convierte a cualquier lugar, ciudad o pueblo en un destino turístico es sin duda la presencia de algún atractivo, que por su singularidad despierta el deseo de desplazarse a conocerlo, disfrutarlo, o vivenciarlo, a veces reiteradamente. También es imprescindible la oferta de servicios mínimos que cubran las necesidades de pernocte y alimentación de los visitantes durante su estadía, además de medios de aproximación.

Los servicios de una empresa de turismo local no parecen ser un elemento indispensable en esta fórmula, sin embargo cumplen un importante papel, que merece ser revalorizado. Cuanto más compleja la oferta, más relevante se vuelve el rol del guía de la empresa de turismo, al punto de que muchos lugares no son accesibles sin el acompañamiento de un guía especializado.

Las empresas de turismo a través de sus guías, son quienes conocen, difunden, valoran y protegen el patrimonio local, y hasta en ocasiones crean nuevos atractivos.


*Conocen, porque estudian, investigan y se mantienen actualizados.

*Difunden, contando historias, anécdotas, leyendas que enriquecen la visita y facilitan la comprensión del lugar y su gente, mostrando rincones que no aparecen en los folletos.

*Valoran y hacen valorar el patrimonio, la ciudad y su gente, destacando sus particularidades y valor intrínseco, histórico, natural o cultural. Para valorar hay que conocer.

*Protegen el patrimonio porque es el principal recurso de su actividad. La destrucción del mismo pondría en riesgo su fuente de trabajo. Un manera de protegerlo es respetando la legislación vigente y concientizando.

*Crean, poniendo en valor recursos que hasta el momento permanecían al margen de la visita o proponiendo nuevas actividades o usos en torno a un atractivo existente.
Actividades culturales, deportivas, festivales, aventura y toda la gama de nuevas propuestas que surgen día a día en el mundo expanden sin límite las posibilidades de disfrute de un destino.

Realizar una excursión o actividad guiada y con el respaldo de una EMPRESA DE TURISMO que cumple las normativas, puede significar la diferencia entre un viaje inolvidable, enriquecedor, re-creativo o un simple paseo de distracción y corte con la rutina.